Newell’s Old Boys perdió y profundizó su crisis

Por Hernán Cabrera

La Lepra perdió 3 a 1 ante Gimnasia en el mismísimo Coloso del Parque, quedó eliminado de la Copa de la Superliga y cerró el semestre.

Ni la Copa de la Superliga le sienta bien a Newell’s, que más allá de lograr la victoria en el partido de ida y en este partido de vuelta jugó con un jugador más gran parte del partido, perdió ante Gimnasia por 3 a 1 en el estadio Marcelo Bielsa y quedó fuera de la Copa de la Superliga. Maxi Rodríguez había abierto el marcador para la Lepra, pero en el segundo tiempo dos de Silva y Piovi le dieron la clasificación a los del lobo.

Poco duro la ilusión de poder pasar algunas fases de la nueva Copa para Newell’s, la ventaja en el partido de ida por uno a cero y la expulsión de Víctor Ayala, el mejor jugador de Gimnasia para esta revancha, daba motivos para que el hincha tenga fe en una tarde de reencuentros, pero nada de esto paso y el rojinegro volvió a ser el mismo que camino la Superliga con más penas que gloria.

A pesar de no jugar bien, Maxi Rodríguez, nuevamente como en la ida se anotaba en el marcador promediando el primer tiempo, después de un centro de Rivero, el capitán leproso que se adelanta a su marca y peina la pelota por sobre Arias. Ventaja y esa sensación de que la llave comenzaba a definirse, y más aún cuando minutos más tarde el lobo queda con diez por expulsión de Faravelli tras una patada a Cacciabue, llegó el final y la sensación que el segundo tiempo iba a ser para la estadística.

Con todo para manejar el partido, ventaja de dos goles entre ida y vuelta, hombre de más, Newell’s nuevamente cayó en errores que repitió continuamente en el torneo pasado, retroceder a tal punto de darle todo servido al rival, situaciones, manejo de la pelota y del campo, y superioridad anímica. En ese ínterin, donde el rojinegro no terminaba de definir el partido y a Gimnasia le faltaba peso en ofensiva, Ortíz manda a la cancha al tanque Silva, quién se terminaría convirtiendo en la figura.

El uruguayo descontó para el equipo platense, Piovi que se sumó al ataque por izquierda y remató al arco, la pelota se desvió apenas en Leal y se le metió en el primer palo a Aguerre, partido dos a uno y la desesperación cambió de camiseta, Bidoglio mueve el banco y manda a la cancha a Aníbal Moreno para contener el mediocampo y a Enzo Cabrera tratando de desnivelar, pero estaba tan aturdido el equipo del parque que en otra contra, Hurtado intenta el centro, la pelota roza en la mano de Ferroni y Silva, picando el penal, pone el tres a uno definitivo.

Otra desilución más para el hincha leproso que no solo tiene que vivir momentos de incertidumbre con respecto al promedio sino que también ve escaparse la chance de pasar de ronda con todo a favor. Fin de ciclo para Bidoglio que deberá resolver si sigue trabajando en el club o busca otros horizontes mientras los dirigentes deberán poner mano a la obra en refundar futbolísticamente este Newell’s sin alma.

Imágenes: Gentileza NOB

Noticias
que suman