La soja ya no alcanza para sostener las reservas

Por Impulso

El alto precio de la soja genera optimismo por la llegada de dólares. Pero la velocidad con la que se siguen acumulando distorsiones en la economía argentina hace que ya ni los altos precios de las exportaciones alcance. Hay que remarcar que varios de los errores del oficialismo tuvieron el apoyo de la oposición.

En octubre del año pasado el dólar paralelo llegó a superar los $170. Esto fue producto de la enorme emisión monetaria potenciada por las medidas para paliar el confinamiento. A partir de ese momento, las autoridades económicas cambiaron de estrategia. El Tesoro nacional pasó a financiarse más con endeudamiento y menos con emisión.

Además, un comportamiento más conservador en el gasto público y la fuerte licuación que produjo la alta inflación hicieron que en el 1° cuatrimestre del año prácticamente no hubiera déficit fiscal primario. Esto permitió mantener el dólar paralelo en el entorno de los $150.

Casualmente, también en octubre del año pasado empezó a subir sostenidamente el precio de la soja (principal complejo exportador de la Argentina). Desde un valor relativamente bueno de U$S 380 la tonelada, en enero alcanzó los U$S 500 y llegó a los U$S 580 en la actualidad. Además, crecieron también los precios internacionales del trigo y el maíz, otros dos productos con alto impacto en las exportaciones. Se trata de excelentes noticias frente a la exacerbada escases de divisas.

¿Cómo impactó sobre las reservas del Banco Central este boom de precios de productos exportados junto con la menor emisión monetaria? Según los datos del Banco Central se observa que:

-En diciembre del 2019 las reservas de dólares llegaban a U$S 44 mil millones.
-En octubre del 2020 habían bajado a U$S 40 mil millones.
-En junio del 2021 están en U$S 42 mil millones.

Estos datos muestran que el alto precio de la soja no alcanza todavía para revertir la pérdida de reservas ocasionada desde que asumió el nuevo gobierno. El motivo no es que no hay liquidación de divisas (el Banco Central compró U$S 6 mil millones desde octubre a la fecha) sino que hubo que hacer frente a obligaciones en dólares del Tesoro (fundamentalmente con organismos internacionales) y del propio Banco Central (deudas en dólares que tiene con los bancos nacionales y extranjeros). A esto se suma la venta de divisas para pagar las importaciones. Por eso las reservas no crecen.

Los buenos precios internacionales, junto con la desaceleración del déficit fiscal y la emisión monetaria, están permitiendo pagar importaciones y honrar compromisos en dólares. Pero la situación del Banco Central y de la economía sigue siendo extremadamente precaria.

La desaceleración del déficit fiscal tiene como principal sostén la licuación (transitoria) de salarios y jubilaciones. La contrapartida de la menor emisión monetaria es el fuerte crecimiento de la deuda tanto del Banco Central (Leliq y pases) como del Tesoro (Letras). Con estos instrumentos se disminuye la emisión en el corto plazo, pero aumenta la emisión futura por los intereses que devenga esta deuda.

Lo que está quedando al desnudo es que ya ni el alto precio de la soja alcanza a compensar el creciente desorden del sector público. Los casos de impericia y desidia se siguen acumulando. El Congreso aprueba una ley reduciendo el impuesto a las ganancias de las personas humanas y, hasta ahora, no se instrumentó. Se demora 5 meses la actualización del Monotributo generando deuda a quienes estaban al día. Se amplían las zonas frías con la finalidad de profundizar la distribución indiscriminada de subsidio al gas, sumando más familias de altos ingresos al subsidio mientras una gran cantidad de pobres quedan excluidos porque no tienen gas en red. Lo más desalentador es que los errores del oficialismo se cometieron con el apoyo legislativo de la oposición.

La socarrona frase de que “Dios es Peronista”, aludiendo a que cuando gobierna el peronismo el precio de las exportaciones argentinas sube, tiene buenos sustentos. También que, con la mala gestión en las políticas públicas, estas oportunidades han sido históricamente desaprovechadas. La novedad, en el actual contexto, es que se ha llegado a tal nivel de degradación que ni con la suerte de buenos precios internacionales alcanza.

Fuente: IDESA

Por C.P.N. Leonardo H. Piazza

Director LP Consulting

Imágenes: Gentileza

Tags: Argentina Banco Central dolares economía Leonardo Piazza LP Consulting reservas soja



Te puede interesar:

Trenes Argentinos

¿Cómo sacar turnos en Banco de Santa Fe?


Recomendadas

  • Economía

El mercado local de granos cerró la jornada con cotizaciones estables

Promediando la semana, la plaza local exhibió algo más de actividad respecto a lo observado en las últimas jornadas. En este sentido, el maíz fue el producto que nuevamente dio sostén al mercado, cultivo que se mantuvo estable en materia de compradores activos y de ofrecimientos abiertos. Por su parte, el trigo contó con un idéntico número de participantes y de posiciones abiertas de compra, registrando subas en sus ofertas para la entrega contractual. Por el lado de la soja, destacó el retorno de ofertas abiertas por parte de las fábricas locales, con valores que se ubicaron por encima de los vistos al comienzo de la semana.

  • Actualidad

Caputo se reunió con la titular del FMI Georgieva

El ministro de Economía, Luis Caputo, se reunió este mediodía con la número uno del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y avanzaron en las charlas por el diseño de un nuevo programa para renegociar el acuerdo con el FMI en la parte final del año.

Noticias
que suman