La escalofriante trama detrás de los crímenes de Virginia Ferreyra y su mamá

Por Impulso

Hace dos semanas se realizó la audiencia imputativa por el ataque a Claudia Deldebbio y a Virginia Ferreyra, su hija bailarina.

Allí el fiscal Patricio Saldutti acusó a dos hombres, padre e hijo, de ser los presuntos autores del hecho que habría sido encargado desde la cárcel de Ezeiza por René Ungaro, líder de una banda narco que actúa en la zona sur de Rosario.

El ataque en el barrio Parque del Mercado, en la esquina de Isola y Maestros Santafesinos, fue el sábado 23 de julio cerca de las siete de la tarde. Claudia había acompañado a su hija Virginia a tomar un colectivo, tras una visita que la joven bailarina de danzas árabes había hecho a sus padres. Dos autos llegaron hasta el lugar, de los cuales bajaron varios hombres que dispararon primero a un departamento del monoblock allí mismo y enseguida dieron vuelta sus armas para tirar hacia la plaza, donde estaban las mujeres. También resultó herido un joven que estaba sentado allí atrás tomando una gaseosa.

Ni Claudia ni Virginia tenían relación con quienes atacaron. El hecho fue -como otros 10 en lo que va del año en Rosario- un homicidio con víctimas por error, que estaban en el momento justo en el lugar equivocado. Se cree que ese 23 de julio la orden de Ungaro fue matar “a una persona cualquiera del barrio” para generar miedo y liberar la zona para la venta de drogas, con un dato aterrador que se ventiló durante la audiencia: por la muerte de Claudia, a los sicarios se les habría prometido 30 mil pesos. Y durante los días posteriores al ataque, en los que su hija Virginia estuvo en coma en el HECA, los atacantes hacían fuerza para que muera, para poder cobrar otros 30 mil pesos más. Lo dicho se desprende del testimonio que brindó una persona allegada a los dos detenidos por el ataque, que en forma reservada aportó información a la justicia.

El fiscal Saldutti, con este dato, acusó a Fernando C de 45 años y a su hijo Lautaro, de 19, por homicidio agravado por la promesa de una remuneración. La teoría del funcionario del MPA es que ambos atacantes forman parte de la estructura criminal de Ungaro, condenado desde 2011 por asesinar a “Pimpi” Caminos, líder de la barra de Newell’s. El apodado “Brujo” pasó buena parte de su vida en prisión, desde donde sigue instigando delitos.

El caso de Claudia y Virginia pone en agenda nuevamente la necesidad de mejorar los controles en las cárceles, desde donde se siguen instigando delitos. La interventora del Servicio Penintenciario Federal, del que depende la cárcel de Ezeiza, es María Laura Garrigós de Rébori.



Te puede interesar:

Concejales en Rosario 2021 - Candidatos

Casos Coronavirus Rosario


Recomendadas

Noticias
que suman