Cuánto cuesta una remera en Rosario y por qué motivo se dispararon los precios

Por Francisco Castro Cufré

El rubro “Prendas de vestir y calzado” empujó una vez más la inflación al alza en el último informe presentado por el INDEC.

En septiembre, el índice general de precios subió en un 6,2%, sin embargo, la ropa marcó un incremento que alcanzó el 10,6%. De manera interanual en la provincia de Santa Fe su crecimiento registró el 110%, según datos del IPEC.

En ese marco, el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, amenazó a los productores textiles con abrir las importaciones si no “acomodan” los valores de cara al próximo 26 de octubre. 

Por citar algunos ejemplos, en la ciudad se puede conseguir una remera básica desde los $1.400 en el corredor comercial San Luis, a los $8.000 en algunos de los shoppings de Rosario. 

Sobre esos valores se deben desagregar varias cuestiones. Del 100% del valor de una prenda de marca expuesta al público, cerca de un 2% se invierte en publicidad de todo tipo, un 5% en logística y comercialización, 12% para abonar los costos de alquiler del local, el 25% en producción y un 44% en impuestos de todos los tipos. 

Mauro Petroselli, titular de La Esquina de la Remera -productores de tela y vendedores de indumentaria por mayor y menor-, destacó en diálogo con RedBoing que el problema principal para todos los actores del mercado textil es la inflación. “El Gobierno ataca a los productores y las marcas, cuando el problema viene desde las empresas que venden hilos”, expresó.

Las compañías del rubro denuncian que desde hace un año y medio reciben tres listas de precios por mes. En un año, el hilo para la tela aumentó un 130% y el reclamo se encuentra apuntado a las tres empresas que producen el hilo en el país: TN Platex, Algodonera Avellaneda y Tipoiti. 

“Este lío que hay es porque los productores de telas están super stockeados, los precios se fueron a las nubes, y no están vendiendo. Ante ese panorama, bajó el consumo”, afirmó Petroselli. 

A su vez, la industria de la indumentaria argentina se encontró con otro problema en los talleres de producción. Con una baja marcada en la capacitación de la mano de obra y los pocos establecimientos que pueden ejercer la actividad, los valores que se pagan por una prenda allí crecieron un 300% en un año; contra el 110% de subas registradas al público. 

En el caso particular del empresario, destacó que hace un año, cuando abrieron sus puertas, la remera era comercializada en $700. Doce meses después, la misma prenda se encuentra en $1.400, debiendo absorber parte de los incrementos en los costos. 

“Nosotros, que hacemos la tela y las prendas, marcamos un 80% sobre el costo de producción”, dijo el empresario. Por su parte, las marcas que venden al público lo hacen a partir del 400%. Eso, hace que la rentabilidad en unos y otros varíe del 5 al 12% por prenda.

“La mayoría de las marcas no pudieron pasar los aumentos a los valores. Por eso las fábricas salieron a dar plazos, ofertas, etc. El mercado está tendiendo a bajar los precios de las telas o tratar de regularizar lo que sucede”, añadió.

Con valores en shoppings que alcanzan los $40.000, la demanda de indumentaria en el mercado local se encuentra a la baja y el consumo resentido. Para los actores del rubro, el Gobierno “está atacando mal el problema”, ya que “van contra los productores y no contra las tres marcas que venden hilos y fijan los precios”.



Te puede interesar:

Trenes Argentinos

¿Cómo sacar turnos en Banco de Santa Fe?


Recomendadas

Noticias
que suman