Crean el registro de la economía popular en Argentina

Por Agustín Dadamio

La medida servirá para formalizar a unos seis millones de trabajadores que se desempeñan en diversos rubros.

El Gobierno nacional abrirá esta semana el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular, con el que intentará convertir en “productivos” esos emprendimientos periféricos al sistema que desarrollan unas seis millones de personas en el país, con la convicción de que la pandemia de coronavirus obligará a reivindicar formas de producción “más cercanas a las necesidades de la sociedad y menos enfocadas al consumo masivo“.

Así lo anticipó en diálogo con Télam el director nacional de Economía Social y Desarrollo Local, Pablo Chena, quien consideró que el primer objetivo del registro apunta a “visibilizar” a este amplio universo de la población económicamente activa, que equipara en número a los seis millones de trabajadores del sector privado formal y duplica al total de tres millones de empleados del ámbito público.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue un golpe de realidad porque mostró una economía que no estaba visibilizada; por eso el registro tiene como objetivo inicial ‘pensar’ la economía popular, inscribirla, establecer cuáles son sus ramas, sus actividades, sus unidades productivas y dónde se desarrollan, detalló el funcionario.

El segundo objetivo de ese “mapa” que comenzará a confeccionarse la próxima semana -primero con una modalidad virtual por la pandemia y luego con operativos presenciales en los territorios- busca resignificar la mirada sobre esos trabajadores informales.

Siempre fue vista como la economía de la necesidad, pero nuestra idea es que cambie esa concepción y que sea la economía de la producción; queremos que la política social pase de la asistencia de los sectores vulnerables a un desarrollo del trabajo que realizan, dignificarlo, ordenarlo y que potencie sus propios emprendimientos, señaló Chena, economista que se desempeñó como investigador del Conicet y como docente de la Univesidad de La Plata.

Mujeres y hombres que se sostienen -o se sostenían antes del coronavirus- con la venta ambulante, la agricultura familiar, el arte callejero o tareas de cuida coches, limpia vidrios, pintores, serenos, electricistas, paseadores de perros, lustra botas, fleteros, cuidadoras en jardines maternales barriales, cartoneros, gasistas, recicladores, ayudantes de albañilería y tapiceros, entre otros, podrán inscribirse en el registro.

Se trata de quienes crearon su propio trabajo en base a sus saberes y oficios en unidades productivas individuales o colectivas, caracterizadas por su relación asimétrica en el ámbito financiero, comercial o fiscal.

EL ALCANCE DEL PROGRAMA

El registro está organizado en ocho ramas, para diferenciar los segmentos de la economía popular: 1) Comercio popular y trabajos en espacios públicos; 2) Recuperación, reciclado y servicios ambientales; 3) Construcción e infraestructura social y mejoramiento ambiental; 4) Industria manufacturera; 5) Servicios socio-comunitarios; 6) Agricultura familiar y campesina; 7) Transporte y almacenamiento; 8) Servicios personales y otros oficios.

Están habilitados a registrarse quienes tengan 18 años o más y no posean a su nombre más de dos inmuebles, ni tampoco cuenten con un trabajo en relación de dependencia que supere el salario mínimo vital y móvil.

Además, tampoco podrán acceder quienes estén inscriptos en el regimen simplificado de pequeños contribuyentes: sólo se admitirán las categorías A, B, C y D o titulares del monotributo social o monotributistas “promovidos“.

El trabajo sexual, que había sido incluido inicialmente como categoría posible, quedó fuera del registro y será analizado y atendido en forma separada por el Ministerio de Desarrollo Social.

Télam



Te puede interesar:

Pobreza Infantil en Argentina 2020 - Informe de UNICEF

¿Cómo sacar turnos en Banco de Santa Fe?

Moratoria de Patentes en Rosario



Recomendadas

Noticias
que suman