Tomás Masía: “Me gustaría estar en el top ten mundial dentro del patinaje artístico”

Por Victoria Rotemberg

ENTREVISTA. El deportista rosarino, que actualmente forma parte del seleccionado nacional, dialogó en exclusiva con IMPULSO y brindó detalles sobre su próximo desafío y cómo se prepara en medio del aislamiento.

El patinaje artístico es una de esas disciplinas que impactan visual y emocionalmente a los espectadores. En Argentina, el rosarino Tomás Masía es uno de los integrantes del seleccionado nacional que año a año representan al país buscando posicionarse entre los mejores del mundo. Con sólo 20 años, ya alcanzó el tercer puesto en el Mundial de Italia 2016 y hoy se prepara para un nuevo desafío.

Al competir a nivel mundial siendo parte del seleccionado, el joven pertenece a la Asociación Rosarina de Patín Artístico, a la Federación de Patín de la Provincia de Santa Fe y a la Confederación Argentina de Patín. Desde allí como desde la Secretaría de Deportes y el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), recibe becas, licencias y ayudas para sus distintas participaciones.

En su cotidianidad, vive de lunes a jueves en Buenos Aires y entrena en el Club Atlético Lanús. Las técnicas y saltos los crea  junto a Walter Iglesias, el técnico de la Selección Argentina de Patinaje Artístico sobre Ruedas. Los jueves realiza el primer turno y se vuelve temprano a Rosario donde también da clases a sus alumnos y alumnas los jueves, viernes y sábados; a la vez que imparte clínicas de la disciplina para   perfeccionamientos en distintas provincias.

EL AMOR POR LAS RUEDAS

Comencé a los ocho años en un club de barrio, el Atlantic Sportsmen Club de Rosario, y a los meses me decidí a querer competir. Ahí me cambié al Centro Asturiano de Fisherton, enumeró Masía. Así se fue formando hasta conseguir un lugar en campeonatos mundiales.

Pero no sólo es sorpresiva su edad y determinación, sino que también es anecdótico su primer contacto con los patines. “Mi mamá realizaba la actividad en el Atlantic donde yo hacía taekwondo. Como era chiquito, tenía que ir a verla primero a ella para que después me acompañe a mi actividad y me empezó a gustar”, recordó.

A su vez, agregó: “Cuando ella cambió los patines yo me los puse. Ella no quería, no por prejuicios en relación a esto de deportes para chicos o para chicas, sino porque sentía realmente que era su espacio y su gente. Yo no le hice caso y me los puse igual“.

A partir de ese momento nunca más me saqué los patines. Nunca pero nunca más”, enfatizó orgulloso.

Actualmente, su mamá volvió a las pistas para competir en las categorías de adultos, “con exigencias mínimas, donde le está yendo muy bien dedicándose a eso”. Una familia sobre ruedas.

COMBINAR EL PATINAJE CON LA MÚSICA Y LAS COREOGRAFÍAS

Entre todas las modalidades del patinaje, Masía se destaca en el artístico y allí mismo en la “modalidad libre”. Sobre ello comentó: “Me gusta porque tiene saltos, trompos y partes grandes de coreografías. Me encanta y sobretodo poder expresarle a la gente lo que estoy haciendo”.

Para mí, lo más lindo de todo es que la gente que me esté viendo no se aburra. Que miren y se sorprendan de lo que hago y vean así que estoy dejando todo en la pista, tanto en las competencias como en los shows”.

Al pertenecer a la categoría de Senior Internacional, participa en dos programas, uno corto y uno largo. Para ello requiere de dos o tres canciones que se editan para conformar la pista que el joven interpretará en su actuación. “A esas canciones las termina eligiendo mi papá, tiene muy buen gusto. No sé por qué ni cómo lo hace, pero sabe lo que se va a estar escuchando ese año en el mundial, expresó entre risas.

PATINAR POR EL MUNDO

En 2016 participó de su primer campeonato mundial en Novara, Italia. Allí se desempeñó, junto a la rosarina Florencia Cecconi, en la disciplina de “pareja de alto junior”. En dicho evento obtuvieron el tercer puesto. “Fue una experiencia inolvidable porque te abre mucho la cabeza, ves patinadores que veías siempre a través de una pantalla. Después de años de viajar ya entablamos más una relación de amistad y a muchos los tengo en whatsapp, comentó.

Sobre ello, destacó que si bien al momento de competir “cada uno está concentrado en lo suyo”, fuera del clima del patinaje artístico es muy agradable. “De hecho, personas que son campeones del mundo son gente con la que cotidianamente me estoy escribiendo, destacó.

Entre sus incursiones en el exterior, destacó su última participación en Barcelona, España, en el Mundial 2019.

Me pasó que salí muy feliz de la pista después de la coreografía. Normalmente uno sale contento, pero esa vez yo salí demasiado feliz porque cumplí con todas mis expectativas en relación a mi actuación, hice todo lo que sabía. Fue mi primer año en categoría Senior Internacional“, recordó. En esa actuación obtuvo el puesto 16 del mundo, con décimas de puntos que lo separan del resto de los resultados.

ENTRENAMIENTO Y CUARENTENA

Me estoy preparando para el mundial de este año, aunque no se sabe con certeza si se va a realizar. Sería en octubre en Paraguay, comentó en relación a sus objetivos actuales. Si bien no está pudiendo entrenar sobre los patines, el joven se la rebusca para poder cumplir con la meta de volver a las pistas lo más rápido posible, y que dicha vuelta sea lo más sencilla y amena.

En torno a ello, mencionó: “Estoy haciendo distintos trabajos con diferentes profesionales de diversas disciplinas. Mucho entrenamiento en zapatillas con técnicas de saltos y trompos junto a Walter Iglesias, mi preparadora física que me da un plan de entrenamiento semanal que vamos testeando; también es indispensable mi psicóloga, creo que todo deportista debe tener alguien con quien hablar que además te de herramientas para resolver; y también comencé con clases de danza clásica junto a una profesora muy buena de Buenos Aires”. Ellos junto a su familia conforman el gran equipo que sostiene y acompaña a Tomás en cada desafío.

METAS A CUMPLIR

Además de prepararse para el Mundial 2020, Tomás se permite soñar y pensarse trascendiendo su presente. “Me gustaría poder estar dentro del top ten en lo que quede de mi vida dentro de la competición. Pero también quisiera tener un nombre dentro del Patinaje Artístico, al menos en Argentina, sostuvo.

Quisiera poder enseñarles a distintos profesores, diferentes maneras para que les enseñen y transmitan a sus alumnos. En sí, me gustaría que en el momento en que yo deje de competir, seguir estando en el Patinaje Artístico de algún u otro modo”, concluyó.

Imágenes: Gentileza



Te puede interesar:

Fixture Rosario Central - Liga Profesional 2020

Fixture Newell's - Liga Profesional 2020

Manuel Capasso - Newell's


Recomendadas

Noticias
que suman