Salones de eventos en Rosario: las luces y los flashes, más apagados que nunca

Por Fernando Francisco

La industria atraviesa un delicado trance a nivel económico a raíz de la cuarentena motivada por el coronavirus, que trajo estancamiento y postergó celebraciones.

En Rosario, la industria de los salones de eventos y la organización de celebraciones y fiestas  atraviesa un momento delicado desde el 20 de marzo. En ese momento, el Presidente decretó la cuarentena para detener el avance del coronavirus e indefectiblemente paralizó una actividad que lejos de las luces y la música, vive momentos difíciles.

De hecho, el presidente de la CEA (Cámara de Eventos y Afines), Iván Hawryluk, aseguró que la situación estaba complicada desde antes. “La actividad venía en crisis, los eventos se veían disminuidos en sus cantidades de invitados, cosa que no ocurrió en años anteriores. La situación en general está atravesando un momento delicado y eso afecta a la industria del evento”, apuntó.

Además, Hawryluk detalló: “Generalmente en esta época del año comienzan las ventas de eventos sociales y graduaciones para 2021. Si bien actualmente, después de haber presentado un protocolo de apertura de nuestras oficinas, podemos mostrar las instalaciones y dar atención a aquellos contratos que no pudimos cumplir una vez decretada la cuarentena obligatoria, aún está muy parado el sector y sigue habiendo mucha incertidumbre”.

ESLABONES DE UNA CADENA QUIETA

A la crisis que experimentan en primera persona quienes están al frente de la organización de eventos y citas festivas, se le suman los diferentes empleados que, ocasionalmente, prestan sus servicios para el desarrollo de las fiestas.

En la actividad normal se emplean muchos trabajadores de manera eventual –explicó Hawryluk-, dado que para el armado de un evento tipo se requiere de camareros, bartenders, personal técnico, ambientadores, fotógrafos, más todo lo que mueve la gastronomía que incluye a panaderos, heladeros, lavaderos y proveedores de hielo y carbón. Es toda una industria paralizada a la espera de poder volver a trabajar”.

A su vez, en torno a los principales gastos y los diversos ejes de esta coyuntura económica adversa, el referente de CEA indicó: “Hoy es muy duro mantener los alquileres, muchas veces onerosos, más el plantel fijo de cada espacio y los impuestos y servicios que siguen llegando como si nada pasara. Además, no recibimos de parte del Gobierno ayuda alguna, solo algunas líneas de crédito a las cuales no termina calificando ninguna empresa. Pienso que deberían poner subsidios a disposición para el sector, que va a estar casi seis meses sin actividad con la proyección que se ve”.

En tanto, las particularidades de esta pandemia hacen de la crisis actual una suerte de cisne negro. “No existe en la historia un parate de esta magnitud, donde está el país en jaque y con un anunciado problema financiero a futuro, una inflación que no nos permite proyectarnos y poner precios a nuestros productos”, lamentó Hawryluk.

FUTURO INCIERTO

En principio, Hawryluk reveló que  los ejecutivos municipales ven con buenos ojos una vuelta paulatina desde septiembre, con la idea de ir flexibilizando la actividad con el paso de cada etapa y las características de cada fase.

Asimismo, el titular de CEA planteó un escenario que se avecina y advirtió: “Nosotros debemos darles respuesta a los clientes que no pudieron desarrollar su evento y esperan saber en qué fecha y con qué protocolo pueden hacerlo nuevamente. Es algo que de manera inminente deberíamos tener por parte de las autoridades”.

En ese sentido, sostuvo que la palabra oficial puede ser un remedio a esta dificultad. “Si bien estamos elaborando un nuevo protocolo de apertura, un comunicado de los ejecutivos ayudaría a calmar las incertidumbres de nuestros clientes, antes que esto genere problemas contractuales o cancelaciones, consideró.

Necesitamos que tanto la Municipalidad, como la provincia y Nación sepan que la industria del evento mueve muchísimos puestos de trabajo y que precisamos tener ayuda del Gobierno para mantener nuestras estructuras y brindar un servicio acorde a lo contratado”, agregó Hawryluk.

Y, por otro lado, propuso que les faciliten “subsidios, créditos a tasa cero, exenciones de tasas e impuestos y rebajas en los servicios de agua, luz y gas”, puesto que al no tener actividad no pueden afrontar esos compromisos, por lo que tambien pidió “continuar los ATP para los empleados”.

TE PUEDE INTERESAR

La organización de eventos, uno de los rubros afectados por el coronavirus

Impulsan el retorno a la actividades artísticas



Te puede interesar:

Reporte de Coronavirus Argentina

Ley Micaela - Rosario y Santa Fe

Paro de Colectivos Rosario


Recomendadas

  • Ocio

Mónica Farro al borde de la censura en Instagram

Mónica Farro deleitó a sus seguidores con una foto prácticamente desnuda y volvió a desafiar la censura de Instagram. La sensual vedette se sacó toda la ropa y mostró sus delineadas curvas. Sus seguidores enloquecieron con su publicación.

Noticias
que suman