Quedó preso el empleado de Tribunales que estafó a un taxista por 42 mil pesos

Por Impulso

El hombre se encuentra acusado de estafa por los 42 mil pesos que costó el viaje y por desplazarse en un vehículo con pedido de captura por hecho de robo.

El empleado de Tribunales que tomó un taxi en la Terminal de Retiro en Buenos Aires hasta la dependencia judicial local y desapareció sin pagar quedó preso, luego de la audiencia imputativa que se llevó a cabo en la jornada de ayer. El hombre se encuentra acusado de estafa por los 42 mil pesos que costó el viaje; por desplazarse en un vehículo con pedido de captura por hecho de robo, y tener una patente perteneciente a otro auto con pedido de captura activo por otro hecho de robo.

De este modo, el sujeto de 30 años quedará preso preventivamente hasta el 8 de julio, por pedido del fiscal Franco Carbone y decisión del juez Florentino Malaponte. 

Según pudo reconstruir la investigación, el martes 14 de junio a las 2 de la madrugada el acusado tomó un taxi en la Terminal de Retiro de la ciudad de Buenos Aires hasta los Tribunales Provinciales de la ciudad de Rosario, ubicados en calle Balcarce y Pellegrini. 

Supuestamente, pactaron un precio de 35 mil pesos y comenzaron el viaje, que culminó a las 5 de la madrugada. Al llegar a destino, el hoy detenido ingresó al palacio de Tribunales manifestándole que iba a buscar dinero para afrontar el pago del viaje. Sin embargo nunca salió.

Pasados unos diez minutos, el taxista ingresó al edificio buscando al pasajero reclamando que le pagara la suma de dinero adeudada. Luego de varias horas, y a raíz del accionar policial y de varios testigos, se pudo ubicar y aprehender al imputado quién se encontraba vestido de manera distinta al momento de comenzar el viaje. 

De esta forma se le imputó por estafa, ya que aparentó una intención de pago al solicitar el traslado, con el conocimiento de la imposibilidad de abonar al momento de arribar a destino, sabiendo que no había voluntad inicial de pagar.

Además, en la audiencia de ayer se le imputó otro hecho previo: haber adquirido y/o recibido con conocimiento de su procedencia ilícita un Citroën C3 en mayo. Luego, se lo detectó en el interior de la playa de estacionamiento del Hipermercado de Bv. Oroño y Ombú. En ese momento el imputado se encontraba sentado en el interior del automóvil, más precisamente en el habitáculo del conductor, y al requerirse informes el operador en turno manifestó que la chapa patente colocada en el vehículo pertenecía a un vehículo Volkswagen T-Cross color sustraído en un hecho de robo calificado.



Te puede interesar:

Concejales en Rosario 2021 - Candidatos

Casos Coronavirus Rosario


Recomendadas

Noticias
que suman