Entrenamiento con altas temperaturas: ¿Cómo alimentarnos e hidratarnos?

Por Victoria Rotemberg

El calor y el verano no son un impedimiento para hacer deporte. Sin embargo, son importantes algunos recaudos para proteger el organismo.

ENTREVISTA. Las altas temperaturas se hacen sentir en Rosario, y por tal motivo asociar el verano con ejercicio físico suele generar fatiga de sólo pensarlo. Realizarlo es posible, siempre y cuando se tomen algunos recaudos que ayuden a proteger al organismo. Una buena alimentación e hidratación resultan fundamentales, por lo que Impulso dialogó con las Licenciadas en Nutrición María Emilia Campodónico (mat. 1556/2) y Luciana Manzoco (mat. 989).

En cuanto a la alimentación, la Licenciada María Emilia Campodónico (mat. 1556/2), quien realiza nutrición clínica y deportiva, explicó: “Cuando realizamos actividad física en días de temperaturas elevadas, siempre recomiendo consumir alimentos con alto contenido líquido, además de hacer hincapié en la hidratación y realización de las cuatro comidas principales”. En torno a las mismas, agregó: “Dependiendo del horario de entrenamiento, se verá cuál es la comida previa y en ella deben elegirse alimentos con alto contenido líquido, por ejemplo, frutas cítricas”.

Por su parte, la Licenciada en nutrición Luciana Manzoco, (mat. 989), aseguró: “Como las temperaturas son mucho más elevadas durante el verano, y la temperatura del alimento se adapta a la del ambiente, se recomiendan comidas muchísimo más frescas como ensaladas, a las cuales se les puede adherir algo de proteínas como pollo, carne, huevo; además de frutas y verduras que no solamente aportan vitaminas y minerales sino también agua, que es muy importante en estas condiciones climáticas”.

En cuanto a la hidratación, ambas profesionales hicieron hincapié en la importancia de la individualidad y del caso por caso. Si bien, como mencionó Campodónico, “lo que se sugiere habitualmente son dos litros de agua”, la variación depende de cada persona. Ante ello, ambas aconsejaron observar el color de la orina. “Cuanto más clara es, es porque más hidratados estamos”, mencionó Manzoco , quien se especializa en nutrición deportiva. A su vez, Campodónico sugirió “no esperar a tener sed”, debido a que es un síntoma de deshidratación. Y, en relación al entrenamiento, lo ideal es hidratarse antes, durante y después del ejercicio.

“Otra forma de chequear cuán deshidratados estamos es pesarnos antes de la actividad física y después”, sugirió Campodónico. Si se pierde el 2 por ciento del peso, el mismo debe recuperarse. “La relación es, cada kilogramo perdido, son 150 por ciento de líquido que debe ingerirse para una correcta rehidratación”, afirmó la profesional. Por tal motivo, si se perdió un kilogramo, debe recuperarse tomando 1,5 litros de agua entre las seis horas posteriores al entrenamiento.

Finalmente, las profesionales dieron su punto de vista en relación a las suplementaciones, hoy en día tan mencionadas. “A mis pacientes les digo que es necesario, primero, evaluar cuáles son sus necesidades, las cuales en primera instancia deben ser cubiertas con la alimentación”, exhibió Mazoco. “El suplemento nunca debe suplir la alimentación, de hecho, una buena alimentación e hidratación son la base de la pirámide. Si por alguna particularidad con eso no basta, ahí se evalúa una suplementación, pero siempre dependiendo de los objetivos, cada persona y deporte”, agregó Campodónico.

Entrenar con altas temperaturas es posible, siempre y cuando se realice de manera adecuada y con los recaudos necesarios para que nuestro organismo no corra riesgos. Desde Impulso sugerimos consultar las particularidades con profesionales idóneos.

 

Imagen cortesía

Noticias
que suman