En un control vehicular le encontraron tres kilos de cocaína pura en el auto: es hermana de un sicario de Alvarado

Por Impulso

La sospecha de los investigadores es que la mujer forma parte de una estructura mucho más grande.

Mediodía de sábado en Villa Gobernador Gálvez, sur del Gran Rosario. La avenida San Martín, la más céntrica y comercial de la localidad, está cortada por camionetas de la policía. El operativo tendrá un resultado importante, aunque su difusión en las primeras horas será mínima en relación a la magnitud de lo que sucede en este momento: una mujer de 27 años que conducía un Chevrolet Vectra está siendo demorada y será puesta a disposición de la justicia federal, porque se le encontró droga en el asiento de atrás de su auto, donde viajaba su hijo de cuatro años. Son tres panes de un kilo cada uno; cocaína de máxima pureza envuelta en paquetes con la marca inglesa de autos Bentley.

Habitualmente, en los operativos por droga, intervienen fuerzas de las TOE y existen órdenes de allanamiento. Pero en este caso el hallazgo fue distinto porque se habría dado por casualidad, durante un control de rutina de personal del Comando. Por ello durante la tarde del sábado 23, se supo muy poco del caso. Apenas trascendió un breve parte policial dando cuenta de un control vehicular y la anécdota de lo que pasó después. La joven, al verse envuelta en una situación confusa por el pedido de papeles del auto, habría confesado a los agentes del Comando de Villa Gobernador Gálvez: “Tengo tres kilos de falopa”. Así lo dejaron asentado los efectivos que actuaron en el hecho.

La mujer que llevaba “la falopa” en una bolsa en el asiento de atrás del Vectra en el que se movía junto a su pequeño hijo, será indagada en las próximas horas por la Fiscalía de turno. La sospecha de los investigadores es que forma parte de una estructura mucho más grande. Quien cayó en Villa Gobernador Gálvez es hermana de Mauricio Laferrara, sicario de Esteban Alvarado.

Su nombre apareció en el juicio

El nombre de Yoana Laferrara se ventiló en un momento clave de la acusación que hicieron este año los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra contra la banda de Alvarado: cuando se peritó el teléfono de su hermano Mauricio, había un cruce de mensajes con ella durante la noche de noviembre de 2018, cuando ya había sido secuestrado Lucio Maldonado, un prestamista informal que poco después aparecería muerto en la zona del casino City Center.

En ese chat entre hermanos, Mauricio le pedía a Yoana que hable con Lapo (por Facundo Almada, otro de los imputados en el juicio) y que avise a un tal “Primo Jaime” que estaban “yendo para allá”. La ubicación del GPS mostró que después de ese mensaje, al hombre secuestrado lo llevaron a “Los Muchachos”, una quinta de Alvarado sobre la ruta A-012 entre las rutas 14 y 18.

En los aparatos de ambos Laferrara, quien aparecía agendado como “Primo Jaime” era un número que terminaba en 554. Cuando los fiscales buscaron la titularidad de esa línea, la información oficial que recibieron de la empresa telefónica fue que esa línea estaba a nombre de la Logística Santino, empresa de transporte que estaba a nombre de Rosa Capuano, esposa de Esteban Alvarado. Esa misma firma era la titular del camión en el que se había encontrado casi 500 kilos de marihuana en 2017, en la provincia de Río Negro.

Para Edery y Schiappa Pietra, el mensaje entre Mauricio y Yoana Laferrara sirvió como evidencia de que la noche de su secuestro, Maldonado pasó varias horas desaparecido en la finca de Alvarado en Piñero y con conocimiento del dueño de casa. Al prestamista que luego sería asesinado lo habían secuestrado cuatro hombres en la puerta de su casa en una Renault Kangoo gris, cuando él bajaba de su Chevrolet Cruze. El momento quedó registrado por una cámara de seguridad en la casa de enfrente. Más tarde, aparecería con cuatro balazos muy cerca del City Center y al lado de su cuerpo un cartel que rezaba: “Con la mafia no se jode”.

Los fiscales demostraron que Esteban Alvarado había realizado varias maniobras para desviar la investigación hacia la banda rival “Los Monos” y que por eso el cuerpo de Maldonado fue descartado en la zona de la ciudad en la que se mueven los Cantero. En ese crimen y en la muerte de Cristian Enrique -otro caso previo que formó parte de la misma acusación en el juicio- el rol de Mauricio Laferrara fue central, como autor material de los homicidios.

Cómo sigue la causa

En los operativos por drogas, suelen encontrarse dosis de cocaína de un gramo listas para vender al narcomenudeo, pero es poco frecuente dar con los panes de un kilo como pasó en este particular hallazgo. En Rosario, hace apenas dos meses, se encontró un cargamento en un un galpón de Empalme Graneros con 1658 paquetes similares, con las marcas Gucci y Louis Vuitton. Y con el mismo sello se detectaron envíos de cocaína en puertos de Brasil y Holanda, que luego se supo habían salido del puerto de Rosario. Esta vez en el asiento de atrás de un Vectra en pleno centro de Villa Gobernador Gálvez, el sello fue de Bentley. ¿Tienen alguna relación? Es una de las preguntas que se hará en las próximas horas la justicia federal, que deberá indagar a la mujer detenida.

Además, la investigación tiene otros interrogantes a responder: ¿Alguien entregó a Laferrara con la policía o fue pura casualidad que en un control vehicular la hayan encontrado con tres kilos de cocaína? ¿Tiene alguna relación este hecho con el crimen hace pocas horas de Oscar Alberto Godoy? El hombre fue asesinado sobre la ruta 34, a bordo de una Hilux en la que quedó sin tocar el dinero que llevaba y venía siendo buscado desde marzo por una presunta participación en el triple crimen de Ybarlucea. “Es muy raro que justo después de ese homicidio caiga la chica de esta forma”, sugirió una fuente calificada a RedBoing.



Te puede interesar:

Concejales en Rosario 2021 - Candidatos

Casos Coronavirus Rosario


Recomendadas

Noticias
que suman