Crimen de Báez Sosa: Tomás Colazo afirmó que los acusados “son buenos chicos”

Por Impulso

Tras la declaración de Guarino, los Tribunales de Dolores contaron con el segundo testigo, Tomás Colazo.

De esta manera, el declarante que veraneaba con los imputados contó que intentó frenar a Thomsen y dijo que después del crimen nadie habló sobre el tema.

“Deben hacerse cargo de lo que hicieron”, fue la frase con la que había cerrado Guarino.

El reloj marcaba las 14.33 cuando se visualizó a Tomás ingresando al Tribunal. Así, Burlando comenzó con las preguntas sobre la relación que tenía con los otros acusados y la fecha y alojamiento en el cual estaba parando.

Luego, Colazo fue consultado sobre la previa y lo ocurrido en el boliche. “Llega un momento en que Luciano tiene un inconveniente con una persona. Tiene una discusión, hay empujones, se agarren, se caen al piso. Se hizo una ronda en el piso, los de seguridad los separan a ambos, a Luciano y a la otra persona”, contó previo al momento en el cual seguridad los sacó del boliche.

Él habría intentado salir detrás de Luciano, pero al haber tanta gente no lo logró, por lo que cuando llegó volvió a ver a Luciano agarrándosela con la misma persona. “La policía interviene y lo separa”, afirmó sobre ese momento.

“¿Viste a Fernando agredir a alguien?”, fue la pregunta con la cual Burlando decidió continuar la declaración. La respuesta fue: “No”.

Luego, en medio de la declaración del testigo y de la exhibición de unos videos del hecho, el abogado Tomei se acercó a Thomsen y hablaron unos segundos.

Pasadas las 15, el testigo vio los videos del incidente y señaló e identificó a sus amigos. Por lo que a las 15.41 finalizó su testimonio con una pregunta que incomodó a Colazo: “¿Qué concepto le merecen los imputados?”. “No lo puedo definir por esta situación”, sostuvo el joven. Entonces, el testigo espetó: “Para mí son buenos chicos, pero no tiene que ver con el suceso”.



Te puede interesar:

Recomendadas

Noticias
que suman