Un gigante inmobiliario a nivel mundial estaría al borde de la quiebra

Por Juan Pablo Apud

La burbuja inmobiliaria China la llevó de ser una de las empresas del sector más valiosas del mundo a estar próxima al colapso.

Una de las empresas inmobiliarias más grandes de China, Evergrande, desató la preocupación de los mercados ante un inminente default ya que se debate entre una fusión desordenada, un colapso gestionado o la perspectiva (menos probable) de un rescate del gobierno.

La empresa, fundada por Hui Ka Yan en Guangzhou en 1996, es el segundo mayor desarrollador inmobiliario de China, con alrededor de 1300 emprendimientos inmobiliarios en el país. El real state es uno de los principales motores de la economía china y representa cerca del 28% del producto bruto interno del país.

Emplea directamente a 200.000 trabajadores y tuvo su auge gracias a la burbuja inmobiliaria china, aplicando un modelo de negocio basado en el crédito fácil para construir proyectos con dinero prestado por bancos y proveedores. Las edificaciones eran vendidas antes de ser concluidas y con ese dinero apalancaban nuevas construcciones.

Su fundador es actualmente el quinto hombre más rico de China y su empresa tiene sede en Shenzhen, al sureste del país, aunque su presencia se extiende en casi 300 ciudades de la nación asiática.

El declive de Evergrande comenzó el año pasado, cuando las autoridades chinas emitieron nuevos reglamentos para evitar el sobre endeudamiento de las empresas del sector inmobiliario chino, cuya deuda asciende a los cinco billones de dólares. El mercado inmobiliario chino fue afectado por la desaceleración en la compra de viviendas, especialmente a raíz de la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

El pánico entre los inversores internacionales es que se repita una crisis en cadena como la que se originó con las hipotecas subprime en norteamerica. En esa oportunidad la crisis e insolvencia de Lehman Brothers terminó provocando el colapso de otros bancos y grandes empresas que dependían de pagos de Lehman para poder repagar otras deudas. La propagación de esa crisis en 2008 llevo a convertirla en el estallido financiero más importante del capitalismo.

En el caso de Evergrande los analistas financieros coinciden que existe una crisis de liquidez importante pero que el Gobierno chino tiene margen de maniobra para rescatarla. Es decir, inyectarle la liquidez para afrontar los pagos de su deuda en los próximos días, semanas y meses sin caer en una situación de default. Este jueves le vence una obligación financiera que es cercana a los 80 millones de dólares y hasta fin de año los pagos acumulan 550 millones.

La cifra del endeudamiento equivale al 2 por ciento del PIB de China. En el banco central chino las reservas internacionales abundan y superan en 10 veces esa cifra, es decir acumulan más de 3 billones de dólares.

Por ese motivo los analistas plantean que no hay riesgo de colapso. Las autoridades tienen el capital suficiente con el que cubrir las deudas que la empresa no puede honrar. Esto no quita que la situación traiga fuerte incertidumbre en los mercados globales y alertas sobre posibles burbujas financieras.

Imágenes: Gentileza

Tags: burbuja financiera burbuja inmobiliaria China construcción desarrollos inmobiliarios evergrande Mercado inmobiliario



Te puede interesar:

Comedores UNR

Ley de Alquileres Rosario


Recomendadas

Noticias
que suman