La uva Bonarda es cada vez más desarrollada entre los vinos argentinos

Por Fernando Francisco

Según el Instituto Nacional de Vitivinicultura es la segunda variedad tinta del país detrás del Malbec.

La uva Bonarda es la segunda variedad tinta en cuanto a superficie plantada en la Argentina, después del Malbec, según un informe oficial del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Presente en la mayoría de las provincias vitivinícolas de la Argentina, la Bonarda registró en el año 2019, un total de 18.305 hectáreas (ha) cultivadas, lo cual representa el 8,5% del total de vid del país.

La provincia de Mendoza tiene la mayor cantidad de Bonarda del país, alcanzando en 2019 las 15.250 ha (83,3%), seguida por San Juan con 2.267 ha (12,4%), mientras que en el resto de las provincias solo cuentan con 788 ha (4,3%).

El informe del INV consigna que en 2019 la producción total en el país de la variedad Bonarda fue de 2.370.332 quintales. En el último año la producción de la variedad Bonarda fue un 2,3% mayor a la cosecha del año anterior.

Hace más de una década se creó el Plan de Desarrollo y Promoción de la Bonarda Argentina, mientras que San Martín, villa cabecera del departamento del mismo nombre, ubicada 40 kilómetros al este de la Ciudad de Mendoza, es considerada la “Capital del Bonarda” por ser ese distrito el que mayor cantidad de superficie implantada tiene con aquel cepaje: el 25% del total, con 3.758 hectáreas cultivadas.

Esta variedad ha sido utilizada durante mucho tiempo en la Argentina como base de vinos tintos comunes por sus altos rendimientos por hectárea y su sobresaliente aporte de color. Tiene gran aptitud para mejorar vinos de corte, especialmente con Malbec.

Produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí.

Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas (frambuesa, frutillas, cassis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos).

En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino.

UN VINO DE MERCADO INTERNO

En 2019, el 14% de los vinos varietales elaborados con Bonarda se exportó y el 86% se comercializó en el mercado interno.

También en 2019 en el mercado doméstico se comercializaron 196.064 hl de vinos varietales elaborados con Bonarda. El 31% corresponde a varietal puro y el 69% a cortes con otra variedad.

Para el año pasado, su comercialización creció el 9,9% a la vez que tanto como varietal puro, como en cortes, tienen una participación del 9,1% en el total de varietales comercializados en el país.

LA EXPORTACIÓN

En cuanto a las exportaciones de vinos varietales elaborados con la variedad Bonarda, en 2019 el 39% del total  corresponde a varietal puro y 61% a cortes con otras variedades.

El principal destino de los vinos varietales puros en 2019 fue Canadá, seguido por Brasil. Luego figuran Estados Unidos, Reino Unido y Rusia.

En tanto para el corte con otras variedades los principales destinatarios fueron Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Brasil y Paraguay de acuerdo a los datos elaborados por el INV.



Te puede interesar:

Reabren el Top of the Rock en NY

Primer avión eléctrico y ecológico en Argentina


Recomendadas

Noticias
que suman