La Reserva Natural Villavicencio: un lugar diferente para visitar en Mendoza

Por Noberto Sica

El lugar cuenta con más de 72 mil hectáreas llenas de riquezas naturales, arqueológicas y científicos.

A 50 kilómetros al norte de la ciudad de Mendoza, se ubica la Reserva Natural Villavicencio.

Desde hace más de 17 años, se protegen y conservan diariamente las más de 72 mil hectáreas llenas de riquezas naturales, arqueológicas y científicas, y lugar de origen de un agua única de manantial mineral.

En estas vacaciones de invierno, los guías especializados brindan un servicio cada una hora, desde las 10:30 hasta las 16:30 en el predio del Hotel Villavicencio, abierto de lunes a domingo de 9:30 a 18:00.

El recorrido por la Reserva inicia en el Centro de Visitantes, que se encuentra un kilómetro antes del Hotel Termas de Villavicencio. En sus senderos autoguiados se puede aprender sobre la flora, la formación del paisaje y las características geológicas que dan la particularidad a esta geografía.

Luego, se sigue camino hacia el Hotel Termas de Villavicencio. En compañía del guía, se recorren los exteriores de este edificio, declarado Patrimonio Histórico Nacional, lo que implica un paseo por la historia que relatan silenciosamente sus muros y sus jardines, diseñados por Carlos Thays hijo.

En el complejo se encuentra el Parador Villavicencio, sitio único para hacer una pausa, comer e hidratarse con el agua mineral en su lugar de origen, en compañía de un paisaje majestuoso y único de nuestro país.

Los viajeros más aventureros que prefieren la adrenalina pueden optar por subirse a un camión 4×4 y realizar parte del recorrido por Camino de Caracoles hasta el segundo mirador. Para quienes quieran apreciar la belleza de la precordillera y aventurarse por caminos de cornisa con vistas imponentes y contemplar la fauna en su hábitat natural, recomendamos este recorrido que culmina en Uspallata.

Imágenes: Cortesía Reserva Villavicencio

Noticias
que suman