El cine argentino se mete en otro policial con el estreno de “Lobos”

Por Leo Deangelis

Protagonizada por Luciano Cáceres y Daniel Fanego la película se centra en una familia de ladrones que intentan sobrevivir en medio de un contexto que no les permite salir de la delincuencia.

Llega a los cines esta semana “Lobos”, un drama policial nacional, dirigido por Rodolfo Durán y protagonizado por Luciano Cáceres y Daniel Fanego, que sigue a una familia que vive del crimen y tiene al delito como forma de vida. También actúan Alberto Ajaka, César Bordón y Anahí Gadda entre otros.

Se trata de la séptima película de Durán filmada en locaciones de Avellaneda y de Lobos, y que a través de un guión de María Meira, relata una historia enmarcada en las tramas del poder, acompañando a la familia Nieto, que tiene a varios de sus integrantes dedicados al delito como forma de vida.

Ellos cometen asaltos y robos express, siempre dirigidos por el policía Molina. El jefe de la familia tiene más de 60, quiere retirarse para dejarle algo a sus hijos Nati y Marcelo. Este último trabaja de seguridad en una empresa porque no quiere involucrarse en esos asuntos de la familia. Pero la última misión, que podría darle la tranquilidad del retiro al patriarca, no saldrá como era esperado, y Marcelo deberá volver a la acción. La situación irá empeorando de a poco.

La película, según se anticipa, despliega una trama en la que predominan las traiciones y las trampas, y donde las contradicciones de los personajes se imponen, escapando a los estereotipos. Bajo la locución latina que dice “El hombre es lobo del hombre”, que se puede leer en el poster del film y en el tráiler, el director asegura que Los Nieto, la familia protagonista, pueden verse como victimarios, pero también como víctimas de un poder que los empuja a un destino irreversible. Y de ese destino intenta correrse Marcelo, el personaje de Cáceres, el hijo del personaje de Fanego.

“Lobos” está producida por Soy Cine, en asociación con Fabián Duek y Rodolfo Durán, con el apoyo del INCAA. Durante cuatro intensas semanas de rodaje, y en un contexto de crisis económica por los bajos presupuestos con los que contaron, se obligaron a hacer muchas escenas en poco tiempo en las diferentes locaciones elegidas.

Noticias
que suman