Declararon los rosarinos testigos del atentado en Nueva York

Por Impulso

Este miércoles se llevó a cabo la tercera jornada del juicio por el atentado en Nueva York ocurrido en 2017.

Con Sayfullo Saipov, terrorista uzbeko, sentado en el banquillo de los acusados declararon tres rosarinos que habían viajado con cinco de las víctimas fatales del ataque. Además dieron su testimonio un profesor que fue atropellado, una joven que circulaba por la ciclovía y una mujer que regresaba a su casa en taxi.

Juan Pablo Trevisán, Martín Marro e Iván Brajckovic respondieron las preguntas de la Fiscalía. En un primer término, Trevisan contó que venían de dos en dos por la bicisenda que está junto al río Hudson con rumbo al sur de Manhattan. Él iba con Hernán Ferruci a su izquierda cuando escuchó un ruido que se aproximaba. Así se apoyó en el borde de la ciclovía y observó que se aproximaba el camión a gran velocidad. 

Añadió que el coche le pegó en la muñeca y con un cartel que era arrastrado por el vehículo le pegó en el brazo. Mientras caía, pudo ver cómo Ferruci era embestido. Martín Marro afirmó que “en un momento que no me di cuenta terminé en el piso cubierto de sangre y sin poder abrir los ojos. Sentía mucho dolor, tenía una herida muy grande en la cabeza y una hemorragia en el ojo izquierdo. No podía abrir los ojos, de repente se hizo de noche”.

Por último, Iván Brajckovic contó que iba conversando con Alejandro Pagnucco, cuando escuchó “una estampida, metal, vidrios y pensé que había ocurrido un choque y un auto se había metido a la ciclovía”. “Después de que el camión me pasa a mí se dirige a otra persona que estaba adelante, se movió hacia esa persona, se movió a buscar a esa persona que venía en bicicleta”, añadió.

“Cuando pasó, algo me pegó y caí sobre el cantero de la derecha”, apuntó Brajckovic. “Me levanté, me dirigí hacia adelante para ver cómo estaban mis amigos y otras personas”, dijo. Agregó “vi a Pitu (Ferrucci) y a Pichu (Pagnucco). Ferrucci estaba tirado en el piso, para mí no estaba con vida”. El fiscal preguntó “¿por qué cree que no estaba con vida?”. “Porque estaba inmóvil y con los ojos abiertos” respondió Marro y continuó su relato. “Pagnucco tenía un golpe en la frente y un pie muy deteriorado, parecía muy grave”, dijo.

Relató que después comenzó a buscar a Ariel Erlij y logró verlo que estaba en un arbusto “como abrazado al árbol”. Y añadió “lo escuchaba respirar con dificultad, estaba inconsciente, parecía ser una herida muy grave”. Cuando lo vio respirar con dificultad contó que decidió ponerlo boca arriba y hacerle respiración boca a boca y masaje cardíaco. “Le gritaba pero no respondía… en el hospital me enteré que no había sobrevivido”, declaró Brajckovic.



Te puede interesar:

Recomendadas

Noticias
que suman