​
Responsive image

El puente Santa Fe-Paraná será levadizo

Se busca permitir el ingreso de barcos de gran calado. Ahora, se definirá cuál será la altura que tendrá el puente para que se tenga que abrir la menor cantidad de veces posibles

A finales de 2017, representes de diferentes organismos técnicos del ministerio de Transporte y funcionarios de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, se reunieron para definir los últimos detalles de la traza del nuevo puente Santa Fe-Paraná.

 

Uno de esos aspectos centrales que se acordó es cómo se van a realizar los pasos de la conexión vial por los dos cursos de agua en Santa Fe: el acceso al actual Puerto, y el Riacho Santa Fe (o canal de derivación sur). “El cruce del Riacho, que es el que ingresa a la ciudad a la altura de la avenida de la Constitución -lindero al Parque de la Constitución-, va a ser a través de un puente fijo. Y el que atraviesa el canal de acceso al Puerto, va a ser un puente móvil -tipo levadizo- para no interrumpir la navegación de los buques más grandes”, explicó el intendente de Santa Fe, José Corral.

 

Esta definición fue analizada junto a los técnicos de transporte y vías navegables, porque “necesitamos que puedan ingresar los barcos que actualmente operan en la Shell, los buques para cargas de contenedores, e incluso barcos de gran calado que podrían seguir ingresando ya que se trata de un puente móvil”.

 

“También se definió la altura que tendrá ese puente para que se tenga que abrir la menor cantidad de veces posibles, porque cada vez que se abre se detiene el tránsito fundamentalmente de camiones, ya que el tránsito particular tendrá como prioridad la circulación por la 168”, resaltó Corral.