​
Responsive image

Dos rosarinos patentaron y crearon una parrilla portátil descartable

Se llama “Parri-fácil” y es un producto único en Argentina. ¿Cuál es su precio?

Dos jóvenes rosarinos patentaron una parrilla portátil descartable y lanzaron su comercialización en la ciudad. Se llama Parri-fácil y tiene como valor agregado un práctico sistema de encendido del fuego.

El producto consiste en una estructura de aluminio que tiene una parrilla en la parte superior y carbones debajo. Además, posee un sistema de encendido que hace que solo se necesite un fósforo para prender el fuego, que está previsto que dure alrededor de tres horas. La particularidad es que cada parrilla cuenta con 12 bloques de carbón macizos, desprovistos de imperfecciones, que aseguran que el fuego permanece prendido durante ese tiempo.

Una vez encendido el fuego, los productos que se cocinan se dan vuelta cada cinco minutos, para evitar que se quemen con la cercanía de las brasas. Es un producto adaptable a cualquier lugar al aire libre. Incluso sus desarrolladores destacan que se puede utilizar en un balcón.

Los impulsores son dos rosarinos, Fausto Woelflin y Patricio Romero, que adaptaron un producto similar que uno de ellos conoció mientras vivió en el exterior. A esa idea original, le sumaron el sistema de encendido que lo transformó en una idea nueva, que hoy ya está patentada y se comercializa en Rosario a un valor que ronda entres 55 y 65 pesos.

El emprendimiento estuvo seleccionado entre otros 1.700 para Innovar, el concurso nacional de innovaciones que se llevó adelante en octubre pasado en Tecnópolis.

Por el momento, en dos meses desde que se lanzó a la venta tuvo una gran repercusión en Rosario y sus impulsores ya planean la expansión a nivel nacional, sobre todo con el interés de acaparar el mercado de Capital Federal y el Gran Buenos Aires, adónde por el momento sólo llegan mediante ventas por Internet.