​
Responsive image

Rosario Central recuperará su sede fundacional en donde podría funcionar un museo del fútbol

Se trata del inmueble emplazado en Avenida Alberdi 23 bis, donde el 24 de diciembre de 1889 se fundó el club. Luego de aprobarse en el Concejo, el lugar será destinado a actividades culturales

El club atlético Rosario Central volverá a disponer del inmueble donde el 24 de diciembre de 1889 un grupo de trabajadores ferroviarios fundó la institución.

Se trata de la propiedad emplazada en Avenida Alberdi 23 bis, en pleno Barrio Inglés, que será entregada al club luego de la aprobación en el Concejo Municipal.

En contacto con IMPULSO, el secretario de Planeamiento de la Municipalidad de Rosario, Pablo Barese, afirmó: “Durante los próximos días el Ejecutivo firmará un convenio de traspaso de sucesión con los actuales dirigentes del club y luego se elevará un mensaje al Concejo para su tratamiento. La idea es que el lugar sea reacondicionado para que allí funcione un museo”.

Ya en el proyecto oficial que había elevado en 2011 la provincia de Santa Fe el Colegio de Arquitectos por medio de un llamado a concurso, se planteaba restaurar la Iglesia Anglicana y refuncionalizarla con destino de “Museo y Centro Cultural del Fútbol de Rosario”. Esto teniendo en cuenta que fue en esa capilla donde se fundó en 1889 el Club Atlético Rosario Central.


Proyecto Barrio Inglés

Para el mismo entorno, el concurso de ideas para la reconversión del Barrio Inglés que tuvo como ganadores a los arquitectos Ignacio Pedrido Fanelli, Leonardo Javier Losada, Mauro Grivarello Bernabé y Federico Patricio Castellani, proponía la puesta en valor del espacio público de la zona con la conservación y consolidación del predio destinado a espacio público, como lógico completamiento del parque Raúl Scalabrini Ortiz, lo que sumado a las operaciones de restauración, terminaría de potenciar al sector.

El proyecto apunta al tratamiento del total del área de implantación, excluyendo los edificios de viviendas conocidos como “Morrison Building” y “Batten Cottage”.

Sobre estos edificios se operará, a través de una asociación civil sin fines de lucro en formación, que junto con aportes de personas, instituciones, empresas y comercios; bajo la supervisión del Colegio de Arquitectos, asumirán y financiarán los trabajos de restauración exterior de las construcciones.

Según las bases del concurso, algunas de las operaciones a tener en cuenta son: la modificación de la calle Lidice (deberá ser de doble mano y conectar con Avenida Central Argentino y Avenida Mongsfeld), la construcción de un estacionamiento cubierto y cerrado para 36 automóviles (uno por cada unidad habitacional), y la restauración de los límites físicos dominiales de los edificios (que forman parte del espacio público).