​
Responsive image

Afirman que si aumenta la cantidad de vuelos a Rosario , crece la ocupación hotelera

Así se desprende de un informe elaborado por la Fundación Banco Municipal de Rosario presentado este lunes. ¿Cómo se ubica la ciudad santafesina en comparación con otras localidades como Mendoza o Córdoba?

Un informe elaborado por la Fundación Banco Municipal de Rosario, presentado este viernes, indica que si bien la ciudad desarrolló una infraestructura hotelera de alta gama que apunta a estar a la altura de un importante movimiento de negocios, eventos y turismo, su conectividad aérea resulta baja comparándola con otras localidades del país como Salta, Mendoza o Córdoba.

En este contexto, la falta de vuelos -indica el estudio- podría generar una subocupación de la infraestructura ya existente y hacer que muchos de los proyectos previstos no logren llevarse a cabo.

Son públicos los reclamos respecto a los problemas en la conectividad aérea de Rosario. En el dossier elaborado por la Fundación se intenta determinar si existe un vínculo entre la escasa conectividad de Rosario con los niveles de ocupación hotelera, puntualmente en plazas de 4 y 5 estrellas. En rasgos generales, el público que utiliza el avión como medio de transporte tiende a alojarse en este tipo de establecimiento.

Los resultados exhiben que, al menos en primera instancia, tiene lugar un vínculo entre nivel de conectividad aérea y nivel de ocupación. En este sentido, la ocupación hotelera se reduce en años con baja cantidad de vuelos, y tiende a incrementarse cuando el movimiento de pasajeros es más elevado.

Si tomamos, por ejemplo, el año 2007 puede vincularse un total de 132.719 pasajeros con una tasa de ocupación de plazas hoteleras 4 y 5 estrellas del 63,9%. Dos años después, en 2009, la cantidad de pasajeros cae a 99.955 (una baja aproximada de 25%) y la tasa de ocupación hotelera se reduce 11 puntos porcentuales, a 53,1%. Tomando finalmente el año 2011, el mejor año de los aquí analizados en términos de ambas variables, se notara un pico en el movimiento de pasajeros en el Aeropuerto de Rosario, que alcanzaron los 180.687, y la tasa de ocupación hotelera más elevada desde 2007, con 65,3% de ocupación.

La caída en 2009 y el repunte en 2011 podrían atribuirse en una idea preliminar a fluctuaciones en el nivel de actividad (siendo 2009 un año recesivo). No obstante, cuando se analiza la entrada y la salida de empresas y frecuencias en el AIR, subyace otra explicación complementaria. El 30 de septiembre de 2008 dejó de volar Lan Chile, que tenía un vuelo diario uniendo Rosario con Santiago (escala en córdoba), y en diciembre de 2008 dejó de volar Pluna, que realizaba vuelos diarios entre Rosario y Montevideo. El año 2009 no presenta mayores movimientos, y recién en 2010 comienzan a aparecer nuevos servicios: el de Lan Perú, uniendo Rosario-Lima (que voló hasta febrero 2012), Sol regularizó vuelos que previamente eran charter entre Rosario y Punta del Este, Aerolíneas Argentinas repuso una frecuencia diaria Rosario – Aeroparque, y en 2011 inició sus operaciones Buquebus, con 4 vuelos semanales a Montevideo.

Comparando con otras plazas, Rosario es la ciudad con menor tasa de ocupación hotelera promedio en la categoría bajo estudio, y la segunda ciudad con menor cantidad de vuelos anuales (sólo superando a Mar del Plata). Mientras que Córdoba mostró, en 2010, una ocupación promedio cercana al 44%, tuvo aproximadamente 6200 vuelos internacionales; Mendoza muestra una menor cantidad de vuelos (aproximadamente 4 mil) y también una tasa menor de ocupación, que ronda el 40%. Finalmente Rosario, siguiendo una relación directa, muestra aproximadamente 2100 vuelos de cabotaje y una ocupación que rondó el 33% para 2010.

Haciendo un análisis hipotético, si se supone que en 2012 la cantidad de pasajeros podría crecer 20% (menos de la mitad del crecimiento registrado en 2010-2011), se alcanzaría aproximadamente un movimiento de 216 mil pasajeros (en 2011 hubo 180 mil). Suponiendo también que de esos 36 milm pasajeros adicionales, 70% se alojase en plazas hoteleras 4 y 5 estrellas (dato que ya fue presentado previamente, y que surge de la encuesta de turismo internacional del Indec), se estarían teniendo 25 mil personas adicionales ocupando estas plazas hoteleras. Esto implicaría alcanzar 810 mil plazas ocupadas, implicando una mejora en 2 puntos porcentuales en la ocupación hotelera, pasando de 65,3% a 67,3%. Si bien el impacto no parece grande, este análisis considera exclusivamente un crecimiento moderado de pasajeros en el aeropuerto, y deja de lado otras variables, como ser por ejemplo el mejor posicionamiento turístico de la ciudad o el crecimiento en el número de eventos y congresos que se podrían lograr a través de mejora en la oferta de vuelos.